Os dejamos en esta publicación los principales servicios sacramentales que administramos en nuestra parroquia.

Si necesitáis más información no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

 

PRIMERA COMUNIóN Y CONFIRMACIóN

La preparación para la Primera Comunión se inicia a los 7 años o coincidiendo con 2º curso de Primaria y durará dos años.

Los días de catequesis serán los martes y viernes (con horario dependiendo del curso que se realice).

 

La preparación para la Confirmación se podrá llevar a cabo de dos formas:

* Los niños y niñas que han hecho la primera comunión pueden continuar con la preparación (postcomunión). Cuando lleguen a 6º de Primaria recibirían el sacramento.

* También se pueden apuntar los jóvenes a partir de 12 años.

Los días de catecumenado, confirmación serán los domingos después de la misa de niños de las 11.00.

 

Las caras y los juegos de los más pequeños renuevan el aspecto de la parroquia. Gracias a Dios los niños y los jóvenes ocupan un tiempo y un lugar importante en nuestra programación pastoral.

 

MATRIMONIO

Dicen que ahora las parejas son más reticentes a la hora de celebrar el matrimonio dentro de la Iglesia.

 

Requisitos para la celebración del matrimonio:

1- Entrevista con un sacerdote de la parroquia.

2- Elaboración del expediente matrimonial, para lo que será necesario:

  • Libro de familia o fe de nacimiento.
  • Dos testigos
  • Participar en los encuentros de novios

3- Ensayar unos días antes la celebración.

 

 

PENITENCIA

En la parroquia tenemos la posibilidad de acercarnos a Dios por medio de la Reconciliación. Los sacerdotes que ejercieron su ministerio en nuestra comunidad dispensaron el perdón y la paz que provienen de Dios.

En la actualidad se proponen celebraciones comunitarias del perdón y confesiones individuais siempre que se solicite.

 

UNCIóN DE ENFERMOS

La celebración comunitaria de la unción tiene lugar una vez al año como remedio que cura y anima a las personas que se sienten débiles por enfermedad o por otras causas. Este sacramento nos remite a una realidad trascendente y eterna que hemos alcanzado por los méritos de Jesucristo. Aquellos enfermos más graves son visitados con frecuencia y confortados con el viático y el sacramento de la unción.

 

 

 

Pin It